lunes, 16 de agosto de 2010

Primera cita

¿Una cita? ¿Tan pronto?
Bueno es con el chico que quiero, además no hay problema, pero ¿si hago algo vergonzoso frente a el? Eso quedaría grabado en mi hasta el día de mi muerte, soy tan idiota que le puedo decir algo hiriente sin darme cuenta, ¡Diablos! Me quiero morir. Tendré que decirle que no podrá ser en estos momentos, que es muy pronto, le diré como me siento al respecto.


Tranquila, el lo entenderá, no te puede forzar a nada, somos novios no esposos, aunque la idea de ser esposos no esta nada mal… te desvías del tema vamos Lindsay enfócate, le dirás que ¡no! ¡No! ¡No! ¡No!.


-Entonces ¿Qué dices?-dijo el con hermosa voz. Sonreí como boba.


-Si – dije yo. ¡Diablos tenías que decir que no!


-¿¡En serio!? Fabuloso, en serio eres genial, pensé que eras de esas chicas que temían a la primera cita o algo así, en serio estaba demasiado nervioso, no sabía si aceptarías, te lo juro eres la mejor-dijo el abrazándome de una forma cariñosa.


-¿Temerle a la primera cita? claro que no-dije en un susurro


Cuando Salí de la enfermería me fui con Vanessa y las demás chicas, llegue acelerada por lo que acababa de pasar hace un rato.


Vanessa me sonrió


-Lindsay ¿Qué ocurrió en la enfermería?-dijo ella con una mirada morbosa


Las demás chicas me sonrieron al igual que ella.


-No me digas que Lindsay hizo lo que creo…


-Es lo mas seguro…


-No lo dudo…
-OH vamos chicas saben que no haría cosas tan quisquillosas como esas-dije


Aunque bueno tal vez el beso fue algo salvaje pero no fue para que crean todas esas cosas fue solo un beso ¿No?


-El solo me pidió una cita-dije evadiendo la parte del beso


-Que bien-dijo Vanessa mientras las chicas brincaban gritando y aplaudiendo


-No tanto-dije todas me penetraron con las miradas


-¿Por qué dices eso?


-Bueno por que es mi primera, PRIMERA cita-dije haciendo énfasis


Todas se empezaron a reír, al parecer yo era la atracción del día


-Linds cariño, esta bien, no te preocupes, no importa que sea tu primera cita solo se tu misma.-dijo Vanessa


No fui conciente de lo que siguieron hablando, mis ojos se perdieron sin encontrar un lugar fijo mientras seguía pensando en la cita, es decir, ¿Qué debo hacer? ¿Cómo va a fluir?


Suspire sonoramente, que mortificación, y todo por la palabra “cita”.


Me volvía a concentrar en el mismo lugar, Andrew paso por allí, se veía triste. Me miro y aparto la mirada al ver que yo lo miraba y siguió su camino. Tenía que hablar con el, aunque no sabía como pero esta era mi oportunidad.


-Chicas ya vuelvo-dije corriendo por donde había ido Andrew


Lo encontré en el aparcamiento abriendo su auto. Me acerque a el Me acerque a el silenciosamente, y le toque levemente el hombro.
El volteo rápidamente, y su mirada se entristeció aun mas.


-Andrew lamento…


-¿Qué me hayas roto el corazón eso lamentas? Yo también lo lamento Lindsay, lamento que me haya entregado a ti y eligieras a ese patán, tu sabes muy bien que el anda con todas, y yo que te amo con todo mi ser, ¿no pudiste darme la oportunidad a mi?-dijo el, se me rompió el corazón al ver que los ojos estaban llenos de lagrimas


-Vamos Andrew, sabes que yo no quise hacerte eso, yo te quiero pero no de la forma en la que crees que seria posible, entre tu y yo solo existe amistad-dije lo mas tranquila que pude.


-Tu debes de saber que no me voy a rendir, que de una forma u otra tu y yo estaremos juntos-dijo el subiendo se al carro y marchándose

lunes, 2 de agosto de 2010

Estoy perdidamente enamorada de ti

-Ya se… de quien me enamore-dije

Oí el suspiro de alguien a mi costado, voltee levemente como si estuviera en una película de terror, sentí como híper ventilaba

“Por favor que no sea el”-pensaba

Mi corazón se acelero, y mi cara se ponía de un rojo vivo mis ojos no podían dejar de ver esos hermosos ojos azules casi grises, que veían cada ángulo de mi cara, con una pequeña sonrisa el al igual que yo estaba sonrojado.

-No sabía que estabas aquí-dije apartando mi mirada difícilmente de el

-Pues estaba preocupado por ti ¿Qué imaginabas que haría? Si sabes que eres muy importante para mi-dijo el

No dije palabra alguna, estaba segura que me daría calentura o algo por el estilo. Nos quedamos en silencio varios minutos.

El carraspeo. Y lo mire de reojo.

-C-Cuando d-despertaste d-dijiste q-que ¡YA SABIAS DE QUIEN ESTABAS ENAMORADA!-dijo el gritando lo ultimo

Bufé

-P-por favor, no se de que me hablas-dije mintiendo, cosa que no me salía muy bien

Me tomo la cara, sumamente sonrojado y tembloroso. Suspiro sonoramente y me miro.

-Por favor dime ¿Quién es la persona de la que estas sumamente enamorada?-dijo el, tratando de aguantar las lagrimas, cosa que me dolió demasiado y yo no pude aguantar.

-Y-Yo…

-No importa a quien quieras mis sentimientos por ti no van a cambiar-dijo el, cosa que me hizo enojar, aparte sus manos

-Eres un idiota diciendo este tipo de cosas, pensé que eras de los que luchaban por las personas que querían-dije

El sonrió tristemente.

-Yo… solo quiero que estés con la persona que deseas y eres feliz-dijo el

-Pero creo que ya se que estas enamorada de el otro chico-dijo el apartando la vista y yéndose

-¡No por favor no me dejes Matt! Obviamente de la persona que estoy enamorada es de ti, tu eres el único que hace que me vuelva loca, que hace que tenga celos cuando las demás chicas te coquetean, por eso también te odio, por hacer que estos estúpidos sentimientos surjan en mi, y lo peor es que no lo puedo evitar-dije llorando, tape mi rostro con mis manos

-Imbecil, tu sientes lo mismo que yo siento, estos sentimientos que no había sentido por ninguna chica antes y llegas tu, y haces que cuando te vea, lo que surge en mi es solo tartamudeo y sonrojo-dijo el tomándome del rostro y besándome apasionadamente.

El beso era demasiado caluroso, estábamos sincronizados mutuamente, estaba totalmente feliz, estaba con la persona que realmente amaba con todo lo que tenía, se fue depositando sobre mí poco a poco, hasta que quedo sobre mí. ¿Acaso podía ser más feliz?, quería gritarle al mundo lo feliz que era.

Mientras el me besaba, empecé a reír, levanto su rostro, y me miro confuso.

-¿Qué pasa?-dijo el, volví a reír, y lo bese rápidamente en los labios

-Gracias, no tienes idea de lo feliz que me haces-dije, el me volvió a besar como hace unos minutos
-Bueno, ya que eres mi novia me gustaría…

“Me llamo novia, esto no puede ser mejor”-pensé

-¿Qué me dices?-dijo el

-¿Sobre que? Lo siento me perdí-dije sonrojada, me dio un beso rápido y se sentó a mi lado

-Bueno tu y yo en una cita…